… ya lo dijo Albert Einstein: “Nada es absoluto, todo es relativo”. En base a esta frase, cerraré el círculo, referente a estas elecciones generales, celebradas el pasado domingo 26 de junio con la reflexión o análisis frío que sigue, pregunta incluida, y que el tiempo contestará.

¿Ha ganado el PP? Si nos atenemos al número de votantes (7.903.928) y vemos la imagen muy aproximada al recuento final,  que acompaña a este artículo, sí, pero ¿ha ganado?. ¿hay que aceptarlo, nos guste o no?. De qué forma y por qué, se lo dejo a los expertos, analistas y politólogos. Sin embargo, no ha ganado por mayoría absoluta, según está confeccionado en el sistema.  Por tanto, primera relativización, o lo que es lo mismo,  no es tan trascendental o importante su victoria. Ha perdido casi 3.000.000 de votantes con respecto al 2011.

Seguimos con la imagen. Vemos como el PSOE ha tenido,  5.423.644, su “enemigo” natural de toda la vida; la formación Unidos-Podemos, 5.048.570,  el nuevo enemigo emergente (nótese que he quitado el entrecomillado); Ciudadanos con 3.122.853, ese partido que, con su tibieza no sabemos si es “enemigo” o amigo. El resto de fuerzas políticas, suman: 1.992.000, aproximadamente. A esto, añadiremos  a los abstencionistas, unos 12.432.562,  que no han acudido a las urnas, ya sea de forma voluntaria o porque no han podido votar por otras causas. Si la ley electoral, fuera otra… el gallo cantaría de otra forma. Así que “la cosa” está más repartida, con lo cual, más relativo es todo.todo es r elativo

No queda “de otra”, que pactar y aquí el PP, sobre todo Rajoy, lo tiene crudo no, peor. Estuve observando su cara los 17 minutos que dura el vídeo de la noche de la victoria (hice un ejercicio masoquista, sin duda) y me demostró que lleva una procesión magna por dentro que ni las de Sevilla. Incertidumbre, inseguridad y miedo. Sus gestos no fueron tan exultantes como cuando ganó en 2011. Él sabe perfectamente que en distancias cortas (mayoría simple) cualquiera le puede ganar. En otro ejercicio de masoquismo puro, me leí su discurso (grabado en vídeo por Youtube y que no está manipulado) y me pareció penoso, falto de carácter e ilusión, sin aportar nada porque sabe lo que se le viene encima.

Dejo, como remate final, algunos párrafos del discurso no sin antes decir que estoy muy contento de haber votado por el lado izquierdo, que aunque no se gane, me siento feliz de pensar y sentir como ahora:

“No… No ha sido esta, como sabéis, una etapa fácil, dicho de otra forma, ha sido una etapa muy difícil.”
“Pues sí, nosotros, este partido, este partido, somos españoles y a mucha honra y con mucho orgullo. Y somos un partido que defendemos los intereses generales de los españoles por encima de cualquier otra consideración. Y este partido se merece un respeto.”
“… Porque, en una situación difícil, España tiene a su disposición un instrumento muy importante que jamás le va a fallar a España y a los españoles voten lo que voten. Y ese instrumento es el Partido Popular. Ese instrumento útil para España.”

“Me dicen aquí que recuerde que hemos ganado las elecciones. Bien, oye, hemos ganado, oye, es verdad. Bueno, amigas y amigos, hemos ganado las elecciones, reclamamos el derecho a gobernar precisamente porque hemos ganado las elecciones, pero ahora de lo que se trata es de ser útil al 100% del pueblo español. A los que nos han votado y a los que no nos han votado. A disposición de todos estamos nosotros.”

...”por suerte, en España, han ganado los demócratas, la libertad y los derechos de la gente. Eso es lo que ha ganado en estas elecciones.”

Sigan sonriendo, porque todo es relativo…