Siempre. En todas las etapas de nuestra existencia. Y si el amor languidece o se acaba, la vida nos ofrecerá oportunidades para ilusionarnos de nuevo.