«

»

Jul 05

Ser madre, ser padre: una opción

La actriz, Antonia San Juan, ha hecho unas declaraciones estos días en una televisión y que están siendo motivo de debate en muchos foros y en las redes sociales. Una de las frases fue: “Es terrible oír que la maternidad es lo mejor que le puede pasar a una mujer”.

Opiniones variopintas, en las que no han faltado profesionales del insulto a los que cada día vale más la pena ignorar. Y la insultan porque, por lo leído, no tiene derecho a  opinar pues es una mujer, que nació con cromosomas masculinos y que no puede o quiere ser madre (digo quiere porque adoptar sí que podría). Un argumento recalcitrantemente machista.

Estoy de acuerdo con ella. Y soy hombre y padre. Porque, como comenté en el muro de Facebook de una amiga, ser madre como ser padre es una opción que no da un “plus” a nuestro currículum en la carrera para ser mejores o más felices o más realizados, sobre todo, en esa asignatura pendiente que es la de humanidad.

Se me pone la piel de gallina cuando le oigo a una mujer-madre hablando de otra que no lo es: “La pobre, no puede tener hijos”. O: “Mira tú esa egoísta, pudiendo tener un hijo y dice que no quiere ser madre.” ¿Y qué? ¿Son peores, menos felices, más incompletas, menos realizadas? Sin ninguna duda, y con toda probabilidad, una mujer-madre puede ser más infeliz y mala como la quina  que aquella que no puede o NO QUIERE. Pongo esto en mayúsculas porque, como puse en el título, la maternidad como la paternidad son opciones de vida. No es una obligación, ni una imposición por mucho que lo diga la Biblia y sus voceros. Queda obsoleto aquello de “creced y multiplicaos…”. No se trata de condenar a una mujer cuando defienda que tener un hijo no es lo más importante en la vida. A lo largo de la historia ha habido mujeres que lo más importante ha sido: escribir, investigar, luchar por unos ideales o contra las injusticias o por un mundo más justo, etc… y no, precisamente, tener un hijo. Lo mejor que nos puede pasar, tanto a hombres como mujeres, sería luchar cada día por ser buenas personas, en el más amplio sentido de la palabra.

Resumiendo (lo mismo para los hombres): Generalizar, como que no. ¡¡Qué manía!! y más vale una mujer responsable sin hijos que una madre irresponsable con ellos.